Seguidores

domingo, 24 de julio de 2011

 Cada cuatro segundos siento un pinchazo, lo se, eres tú.
 Te evoco entre poemas de Lorca y vienes a mi, sediento de ser, vienes con la cabeza baja y las rodillas en el suelo, pero no es eso lo que quiero, tenerte entre mis sábanas sin mediar palabra, no es algo de mi agrado, soñarte para poder ver algo más que una húmeda almohada o una nuca perfecta no es lo que me llena, solo lo soporto porque eres tú mi paraíso, solo lo hago por que sino ha oler no volvería ese aroma que se escucha en este lienzo de franela ese perfume que es cóctel de Eternity y tu sudor. Horas y más horas de amores de una noches.
 Esta es especial me dices tras la puerta cerrada de la 205, esta vez es para siempre, ya con mi mano entre las tuyas te acercas a mi oído y me hablas de una fantasía que entre la franela repetías y nunca llevabas acabo...

-Se lo he dicho todo a María, ya somos libre, somos dos ninfas cariño, y esta noche es la noche de los sueños eternos.


Tras nublarseme la mente, tras el orto rememorar, tras notarte entre mi falo, después de oír campanear las flores vi en pleno invierno y de frió no hay que hablar, la eternidad ya no era de Klein sino la inefable e indubitable realidad.


 No pasadas aun dos noches tras tu móvil se holló a María, se holló lloran sin parar, lo que era sueño trona aire y no volví tu rostro a besar.

                                                         

   Siento el abandono del blogillo, pero en Madrid no me puedo conectar casi,                                                                                                               pero bueno, ya he vuelto con más y mejor. (:  Os dejo este relato de erotismo enamorado y pronto volveré a visitarlo, que os he echado mucho de menos y tengo que recuperar.
  En esta estancia en parajes de la capital (en casa de mi padre, para ser más exactos) jajjaj... he pensado mucho, he descubierto cosas dentro de mi y he sentido muchas cosas nueva que prontito os contare, en cuanto me aclare y ordene las ideas.
                                                     PD: Os he echado un mogollón de menos.

Dime lo que quieras, no te cortes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario